José Ignacio Del Solar, CEO de InsectRevolution: “Tenemos que regenerar el medioambiente”


El año 2020, comenzó en Chile la Estrategia Nacional de Residuos Orgánicos (ENRO).


Compromiso de parte del país para aumentar desde el 1% de valoración de residuos orgánicos que actualmente se realiza al año, hasta el 66% para el 2040. Además, desde el 2016 está vigente la Ley REP 20.920, que obliga a las Municipalidades a gestionar y valorizar los residuos orgánicos domiciliarios de la comuna por medio de un gestor propio o privado.


Es en este contexto, donde InsectRevolution entra a ofrecer una solución. A llenar un vacío. Y presentar un nuevo modelo económico. Al identificar el principal problema para el cumplimiento de las metas propuestas por el Gobierno: la participación de las personas.


Seleccionar los residuos y entregarlos es un trabajo que idealmente cada persona debiera

hacer en su domicilio. Pero lo cierto es que esto no ocurre. Es así como nace una idea que viene a cambiar la forma de relacionarnos con los residuos orgánicos: ¿qué pasaría si usted, por seleccionar y entregar sus residuos orgánicos recibiera dinero? ¿Imagina una sociedad donde le paguen por sus residuos? ¿Y dónde esos mismos residuos sean bio-convertidos, a través de larvas de insectos, en productos orgánicos? Esto es parte de la revolución que implementará InsectRevolution.


Conversamos con José Ignacio Del Solar, CEO de la empresa, para profundizar en el

servicio de gestión que ofrecen.


- Partiré con la pregunta más difícil. ¿Cómo definiría InsectRevolution?


InsectRevolution es una nueva revolución. Un modelo económico regenerativo, donde las

personas invierten en su propia comunidad. Donde pones un ticket de 40 mil pesos

(crowdfunding) y a partir de eso se genera un beneficio económico para ti. Para la

comunidad y para la empresa. Esto a través de una planta productora de fertilizante y

proteína de insectos, utilizando tus propios residuos para generar estos productos. Los

cuales son comercializados a la agroindustria local, y a final de año con las utilidades

generadas son repartidos entre todos los usuarios que entregaron sus residuos.


- ¿Qué significado tiene la palabra “revolución” en el concepto de la empresa? ¿Cuáles son estas revoluciones?


La primera revolución es ofrecerles dinero a las personas. Cambiando el concepto de cómo se entiende los residuos orgánicos: No son basura. Incluso, que no tienes que pagar para que te los retiren. El segundo, es que las personas se pueden hacer responsables de sus propios problemas, que es el impacto medioambiental que generamos. Para esto, utilizamos la modalidad de crowfounding donde las personas invierten para que sea construida la planta. Tú, aportando con esto y separando tus residuos orgánicos vas a estar haciéndote cargo de este problema en tu comunidad, en conjunto. Tercero, porque podemos expandirnos muy rápido. Sale la primera planta y muchas otras comunas van a

querer sumarse. Van a aparecer plantas por todos lados. Y último, porque buscamos concientizar a las personas de que tienen que vivir generando el menor impacto posible para el medioambiente. Que es el cambio de paradigma que hay que empezar a tener.


- ¿Qué rol cumplen los insectos una vez instalada la planta?


Nosotros producimos huevos de mosca y trabajamos solamente con las larvas. ¿Qué pasa con las larvas? Tienen la capacidad de alimentarse de los residuos orgánicos, comiendo el doble de su peso cada día. Como crecen tan rápido y se alimentan tan rápido, consumen de manera acelerada los residuos orgánicos y obtienes productos en siete días. A través de las larvas se obtiene un fertilizante orgánico que es inocuo, de baja carga bacteriana. Que, aparte de utilizarlo en la industria agrícola, puedes usarlo para regenerar la tierra que está dañada por la desertificación. Este es un tema súper grave en Chile. Debido a la sequía y los incendios forestales. El cambio climático está impactando mucho al país.


- Luego de que una persona paga la cuota de inscripción a InsectRevolution. ¿Qué

debe hacer? ¿A qué se compromete?


Es súper simple: tomar sus residuos, ponerlos en otro basurero e ir a dejarlos a un punto limpio. Solo por eso, estarás recibiendo un pago todos los años. Esto es una forma de acelerar un proceso que tenemos que hacer sí o sí en el país. Que es lograr valorizar los

residuos orgánicos para disminuir el impacto ambiental. Porque las demás tecnologías de

valorización generan gases de efecto invernadero como CO2. Esta metodológica tiene menos impacto para el medioambiente, y además, genera un beneficio económico para ti.


- Sin duda que un punto distintivo de la propuesta de InsectRevolution es el hecho de

pagar a sus usuarios por sus residuos orgánicos. ¿Cómo surge esta idea?


Nos dimos cuenta de que podíamos hacer que las personas ganaran dinero a partir de lo

que estaban tirando a su basura. Cuando estaba calculando los ingresos que podía tener la

planta, me di cuenta que eran súper grandes. Y nuestro objetivo en InsectRevolution no es

hacernos millonarios, es hacer una revolución donde se valoricen los residuos orgánicos del país y de Latinoamérica. Porque estamos en medio de una crisis ambiental, entonces si no nos hacemos cargo del problema ahora, va a seguir empeorando. Y había que encontrar una manera de acelerar el proceso. Toda esta planta de valorización depende de que las personas sean hagan conscientes, separen sus residuos orgánicos y los entreguen. Y a través de campañas de educación no se ha logrado. La educación es algo súper lento. Los cambios generacionales son de 50 años, y nos podemos esperar 50 años para hacer esto. Entonces ¿cómo hacer que las personas se concienticen y se hagan responsables? A través de un pago.


- A pesar de que llevan pocos meses, el crecimiento que han tenido ha sido exponencial. Y, además de generar alianzas con diversos organismos y empresas, ya han recibido el apoyo de varias municipalidades. Cuéntame cómo ha sido esa recepción de parte de los municipios.


Todos los municipios han quedado encantados con el proyecto. Con ganas de seguir avanzando. En tres de las municipalidades donde hemos ido, las personas que son parte de la comuna, nos han preguntado cuándo van a abrir el crowdfunding porque yo voy a ser el primero que ponga los 40 mil pesos. Es esa actitud de: nos sumamos a la revolución al tiro. Entienden que es un proyecto con mucho potencial. Que es un beneficio para las personas. Que saldremos todos beneficiados.


- ¿Qué expectativas tienen para este año?


Para este año yo espero tener más de una primera planta comunitaria. Por lo menos tres

plantas.


- Y pensando a largo plazo, ¿cuál es el objetivo que tienen en mente?


Nuestro objetivo es que haya 52 plantas de InsectRevolution en Latinoamérica. Porque estas 52 plantas equivaldrían a la planta más grande del mundo de producción de larva de insectos, que está en Europa. Entonces seríamos la equivalencia. Pero no en una sola planta concentrada, sino en trabajo comunitario. Para lograrlo, el objetivo es poner una semilla en cada país. Que no sea solamente en Chile. Sino que se pueda expandir esta concientización del medioambiente, de este beneficio monetario y generación de empleo. Es un movimiento. Un modelo que busca el beneficio de las personas que puedan concientizarse con el medioambiente.

2 vistas0 comentarios