Periferi.co: Resolver problemáticas sociales y ambientales a través del diseño

El Mercurio. http://portal.nexnews.cl/showN?valor=gg3wj


Buscando dar respuesta a la contaminación global que produce la industria de alimentos de mascotas, debido al uso de proteína de carne, los fundadores de la firma crearon una comida en base a insectos, la que empezaron a vender este marzo.


En 2015 León Quesney se incorporó al ecosistema del diseño local, pero en vez de quedarse quieto en las filas de este mundo, tomó la determinación de salirse del cuadro tradicional y cuestionarse el rol que esta práctica estaba teniendo: 'Me llamó la atención el lado funcional del diseño, resolver problemas con impacto real, llevado hacia la función más que lo estético. Me fui a estudiar a España y descubrí que efectivamente el diseño estaba un poco en crisis, pues estaba centrado en lo estético, no había un levantamiento por enfocarse en problemas reales'. Su paso por el FabLab Santiago, luego por un diplomado de Ecodiseño y Economía Circular y su estadía en Europa, fueron fortaleciendo su tesis, la que en abril de 2020 tomó forma en periferi.co, un estudio de diseño que busca levantar proyectos de innovación social y medioambiental con foco en la economía circular. 'Vemos hoy una crisis multidimensional —social, ecológica, económica—, en donde también vemos una crisis del diseño, hay una oportunidad en cada uno de estos problemas. Periferi.co es el móvil para generar proyectos con impacto real desde el margen', dice Quesney, que fundó la startup junto a los ingenieros comerciales Cristián Peirano y Nicolás Calvo. Este último agrega: 'El diseño conversa muy bien con otras disciplinas, como la ingeniería. Permite ver las cosas de manera más sistémica y prototipar de forma más rápida. Periferi.co busca generar proyectos que tomen vida propia, como una incubadora'. Circular Pet: comida sostenible para perros En octubre, los emprendedores idearon el primer proyecto de periferi.co, que apuntaba a resolver la problemática del plástico de un solo uso en la industria de alimentos para mascotas —por el cual se adjudicaron un fondo Corfo—, pero al poco andar mutó completamente, ya que analizando los coletazos negativos de industria a nivel global, se dieron cuenta que el inconveniente estaba en el uso de carne y crearon Circular Pet: la primera comida de perros a nivel local en base a proteína de insectos (autorizado por el SAG) y que hoy ya es una startup por sí sola. 'Nos dimos cuenta que el mayor impacto de la comida de mascotas no estaba solo en la etapa de consumo del envase, sino que ‘aguas arriba', en la etapa de materia prima porque se usa proteína cárnica. Pasamos de un indicador de 0,04 toneladas al año de CO2 que se generaba por plástico, a 2.000 toneladas de CO2 por el uso de carne', dice Quesney, mientras Peirano agrega que 'la tenencia de perros va en aumento, si las mascotas se organizaran en un país independiente sería el quinto que más consume carne del mundo'. Así, pensando maneras de reemplazar el uso de la carne se contactaron con la startup local Food For The Future (F4F) que desarrolla una proteína en base a insectos, específicamente de la mosca soldado negra, a partir de un proceso en el que esta especie transforma residuos orgánicos en larvas y luego se convierten en una harina proteica. Esta es la que hoy Circular Pet usa como materia prima, en reemplazo de la tradicional harina de carne animal que se usa hoy en la industria. Los fundadores cuentan que su alimento, que comenzaron a comercializar en marzo pasado a través de su propio e-commerce, se vende en formato de pellet. 'La industria del pet food usa harina de sangre o de descartes, es una proteína de muy mala calidad. Nuestra comida tiene un 27% de proteína, a diferencia de la que hay en el retail con un 19% (...) Estamos cambiando e innovando la industria desde adentro, tomamos los mismos procesos y los llevamos hacia la circularidad', asegura Quesney. Pero, los innovadores no se olvidaron del plástico y venden la comida en tres formatos amigables con el medioambiente: envases retornables, reciclables y en un packaging 100% de papel que se reintegra al ciclo biológico a través de los insectos, los cuales compostan y se alimentan de la bolsa. Quesney cuenta que han vendido al menos 800 kilos de alimento para perro adulto y están prontos a lanzar para cachorros y senior. También buscan crear uno para gatos este año y empezar a vender en veterinarias.

6 vistas0 comentarios